• El acto, al que asistieron representantes de los municipios en los que rodó el cineasta en la provincia, consistió en el descubrimiento de una placa “en este Ourense que él enseñó al mundo a través de la gran pantalla”, así lo destacó Manuel Baltar, presidente de la Diputación de Ourense

  • Elena Cuerda recordó el “apego” que su padre demostró por el Festival de cine de Ourense en sus 25 años de historia y su implicación con la provincia de Ourense

  • Hoy, podrá verse en el Teatro Principal, a las 20.30 horas, la proyección de su film “ Los  girasoles  ciegos” como parte del reconocimiento al director y guionista

 

No podía ser de otra forma. El 25 aniversario del Festival de Cine de Ourense tenía que rendirle homenaje al director José Luis  Cuerda y hoy fue el día escogido. La jornada comenzó con la instalación de una placa en honor del cineasta en la esquina de la Plaza Mayor con la calle das Tendas, lugar especialmente significativo donde se rodó “Los girasoles ciegos”.

En el acto intervinieron el presidente de la Diputación, Manuel Baltar, junto con el director del festival Miguel Ángel Fernández y Elena  Cuerda, hija del cineasta. Baltar  reinvidicou “la figura de  Cuerda como uno de los grandes directores de la historia del cine español, para quien Ourense fue su “patria electa”. Para el presidente provincial este homenaje quiere destacar la figura del cineasta de Albacete “en este Ourense que él  enseñou al mundo a través de la gran pantalla”. 

“El cine surge de la cabeza de uno mismo, me proponen y yo elijo, aunque para ser exactos casi siempre soy yo el que hace la propuesta”. Manuel Baltar recordó así una de las frases características de Cuerda que ejemplifica su visión del cine y que nos hizo “ disfrutar de Ourense gracias a sus obras (La lengua de las mariposas (1999, Allariz), “Primer amor” (corta rodada en  Cabanelas en el Ayuntamiento de O Carballiño) y  Los girasoles ciegos (Goya al mejor guión adaptado en 2008 que puede verse en la exposición “25 años de cine” en el Centro Cultural Marcos Valcárcel). Remarcó que el que buscamos “es que Ourense tenga la son y visibilidad dentro de la trayectoria del cine gallego, que no se entiende sin Ourense; un Ourense al que le quedan muchas páginas por escribir de la historia del cine, junto con este festival que hoy recuerda a José Luis Cuerda, en este justísimo homenaje de quien fue un escalón proverbial para que hoy estemos aquí hablando de cine”, afirmó Manuel Baltar.

Creador y máximo representante del “sub ruralismo”, Cuerda cuenta con una filmografía salpicada de grandes títulos como “Amanece que no es poco” o “Tiempo después”. Fue además un vecino más de Ourense, lugar que escogió como patria, así lo decía en sus “Memorias fritas” en las que consideraba la comarca del Arenteiro “su patria electa”.

Miguel Ángel Fernández, director artístico del Festival de Cine quiso destacar la figura del cineasta recordando uno de sus trabajos más representativos. “El bosque animado reflejó una Galicia no tópica, una Galicia digna, una Galicia mágica”, aseguró.

Elena Cuerda, hija del cineasta, quiso agradecer en nombre de toda la familia el reconocimiento aseverando “que estoy segura estaría encantado de vernos aquí hoy a todos juntos”. Así recordó el “apego” que Cuerda tenía al Festival de Cine de Ourense en el que participó en diferentes ocasiones a lo largo de estos 25 años y su afecto a una tierra en la que decidió llevar a cabo su proyecto vinícola en Gomariz. “Adoraba Galicia, él decía que por contraste, le interesaba, sobre todo, la Galicia fluvial y adoraba a sus gentes que decía eran grandes oradores”, destacó. También hizo referencia a la actual situación de pandemia. “Un amigo de mi padre me dijo que había sido inteligente hasta para decidir  cuándo dejarnos, así se podía ahorrar esta situación tan surrealista que estamos viviendo en todo el mundo y que bien podría incluirse en uno de sus guiones”.

Al acto asistieron representantes de los municipios en los que se rodaron sus tres obras más significativas para Ourense. Así estuviron presentes Francisco José Fernández, alcalde de Leiro, Cristina Cid, alcaldesa de Allariz, Patricia Torres, alcaldesa de Boborás, Manuel Dacal, teniente alcalde do Carballiño, Armando Ojea, teniente alcalde del Concello de Ourense, Jacobo Sutil, director de la Axencia Galega de Industrias Culturais, y Gabriel Alén, delegado de la Xunta de Galicia en Ourense.

Un ourensán de Albacete

Pese a haber nacido en Albacete, era ourensano de adopción desde que se enamoró de esta tierra y se hizo con una casa en la comarca del Ribeiro. Allí fundó también su propia bodega, Sanclodio. En estos momentos está abierto la tramitación del expediente para el nombramiento de José Luis Cuerda como Hijo Adoptivo de la Provincia de Ourense.

Pero Cuerda también era ourensano en el terreno del cine. Con el festival estaba muy vinculado. En 1997 recibió la que fue la segunda Calpurnia de Honra del OUFF y en el 2002 fue presidente del jurado internacional. Pero además aquí rodó dos películas que ya forman parte de la historia del cine hecho en Ourense: “La lengua de las mariposas” y “ Los  girasoles ciegos”. Y precisamente hoy, para completar el día de homenaje se proyectan las dos en la ciudad de las Burgas. La primera de ellas pudo verse esta mañana desde las 12 horas y la segunda se proyectará a las 20:30 horas. Ambos las dos tuvieron como escenario el Teatro Principal.